*SPONSORED Mi experiencia Palmers

No voy a mentir, creo que era la única de mi círculo de amigos que no tenía algo Palmers, lo se porque cuando llegó la caja de regalo a mi casa recibí muchos comentarios del tipo “yo uso esa marca y la amo”.

Y no los culpo. En la caja venían tres conjuntos que se han transformado en mis favoritos para cada ocasión: la versión “sexy” que subí a instagram, la más cómoda de día y la deportiva (que calzó perfecto con unos días de trekking en Isla de Pascua).


Una de las cosas que más me gustó son los sostenes, que si me preguntan es una de las compras que más odio hacer a pesar de amar la ropa interior. ¿Por qué? siento que es una de las compras difíciles cuando tu copa es un poco más de la B, la experiencia de compra es “no me tapa nada” o “mi abuela ocuparía esto”. En palmers es todo lo contrario… hay para todos los gustos y formas. Por algo me fui de la tienda con algo parecido a un saco lleno de ropa interior.

Las telas, los diseños…todo me dejo súper conforme. La mejor parte es que la mayoría de los sostenes con copa más grande  vienen con la pieza para alargar el contorno ¡benditos!. ¿Cuantas veces se compraron un sostén medio apretado de contorno pero que amaron con locura? y así partieron a todas las costurerías en busca de esta pieza. Bueno esos días se acabaron al menos en Palmers (5 jumbitos por esto).

Otra cosa que aprendí es que Palmers tiene tiendas, una experiencia que recomiendo mucho más que ir a buscarlos en un corner. Podrán encontrar muchas más tallas y modelos en un solo lugar (y las encuentran en Apumanque, Outlet Buenaventura, Outlet Vivo Maipú y Salomón Sumar), yo fui a la de Apumanque y a pesar de ser pequeña tenían variedad de productos y tallas (desde la XS a la XL).

Nada más que decir, ha sido uno de los agrados del año conocer y probar esta marca que lleva más de 20 años en el país y fue una lástima habermela perdido tanto tiempo. Si se tentaron pueden ver todas las colecciones acá, yo les dejo algunos de mis favoritos en la galería de más abajo.