random access memories

Ya ha pasado más de una semana desde el lanzamiento del último álbum de Daft Punk “RAM”, sin embargo sigue dando que hablar. Las críticas son polarizadas, con algunos que aplauden la cuarta entrega de Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo (sin considerar la banda sonora de Tron), mientras otros la catalogan derechamente como la peor música que han escuchado.

En lo personal me parece que este disco es una suerte de nebulosa. Pegajosa a ratos, pero nebulosa al fin. La rareza parte considerando que es un disco que sorprendió por ser en gran parte acústico o instrumental, al contrario de lo que todos esperaban del regreso de una de las bandas íconos del house francés (si no la más importante) ,una nueva tendencia de hacer electrónica tal como ocurrió con sus dos primeros discos. Los que esperaban un álbum para la pista de baile o lleno de temas como “Get Lucky” sin duda quedaron defraudados.

Me refiero a este disco como nebulosa dada la convergencia entre el soul y funk que tantas veces Daft Punk sampleó anteriormente -ahora creados por ellos mismos en su mayoría-, con tracks que se acercan más a lo pop (Instant Crush), baladas “cheesy” (The Game Of love) y otras canciones que derechamente están pensadas para vender (Get Lucky). Lo cierto es que RAM tiene excelentes aciertos, como el fascinante tributo a Giorgio Moroder (Giorgio By Moroder), con el sonido italo disco característico del compositor y la historia de su vida contada por el mismo, detallando cómo supo reconocer en los sintetizadores y el secuenciador Moog la música del futuro. ¡Una joya!. O la colaboración con Panda Bear (Doin’ It Right). Afirmaría que son las canciones mejor logradas en la reinterpretación de sus influencias.

Inicialmente es extraño escuchar un Daft Punk con tanto apoyo instrumental, pero aún así el sello del dúo francés es completamente reconocible y la calidad de la producción y los arreglos es notable, lo que probablemente sean las únicas constantes a lo largo del LP. RAM puede ser algunas veces demasiado correcto y otras tantas demasiado conceptual. Un álbum que rinde homenaje a las épocas musicales que han influenciado a la banda y sin dudas, un disco que hay que escuchar ya que Pitchfork le dio calificación 8.8 – Best new music.

Acá una un video que Giorgio Moroder hizo como colaborador entrevistado