moda | viste santiago día 2

//Todas las fotos en este post son de Manciboy

La gente dice que las segundas películas siempre son malas, esto aplica también en algunos eventos. La verdad es que a modo personal el segundo día de viste Santiago dejo mucho que desear. Si bien en cuanto a las marcas que desfilaron esta tarde el nivel de diseño que pasó por la pasarela era bastante mejor que el día anterior la organización brilló por su ausencia.

Lamentablemente por razones de la vida con Manciboy no pudimos llegar a la hora para ver los desfiles de Vitamina junto a Alto las Condes ni Sedal con Coragroppo. Pero si logramos llegar a pelear, si pelear, un par de puestos para Prüne.

Prüne | El desfile de Prüne seguía mucho la línea de las colecciones anteriores: muchas tachas, leopardo y colores crudos mezclados con negros y otro clásico del invierno…el burdeo. Sin duda las altas plataformas son lo que veremos en la calle durante el invierno, el jueves Dimensión Azul dió el primer pie y hoy Prüne lo remata.

Paula Cahen D’Anvers | Por su parte tampoco se escapó mucho de su confort zone, con mucho diseño inspirado en el corte inglés, y el clásico heritage, que sí bien bonitas, es lo que vienen haciendo hace mucho tiempo. ¿Mis favoritos? Los trajes estampados de dos piezas, nunca he usado algo similar pero nunca es tarde para atreverse. En paisley en burdeo y otros tipos de estampados fueron las cosas más mencionadas a la salida del desfile. En otros temas, ya son varias marcas (incluyendo esta) que tratan de introducir la jardinera como parte del inventario de nuestros armarios, ¿lo lograrán? he visto a sólo dos personas usándolas en las calles de Santiago y aún no se si me convencen, en la pasarela se ven bien pero no todas tenemos el perfil de modelo.

Con pasillos mucho más llenos que el día anterior todo se volvió caótico. Las “filas” para los accesos más bien parecían accesos de ganado. Fue tanta mi molestia después de morir aplastada tratando de entrar al desfile de Paula Cahen D’Anvers que decididamente no entré al desfile siguiente de Rapsodia, aunque por los comentarios de los que si lograron entrar, no nos perdimos de mucho.

Topshop | En cuanto a organización Topshop se las jugó y creó una puerta especial para los invitados personales de la marca, con una fila bien organizada la entrada a este desfile fue…por que no decirlo…la más agradable. Este era probablemente el más esperado de los dos días, un montón de gente llenando las sillas de la sala e incluso de pie lo comprobaron…eso si, creo que los gritos fueron un poco mucho. Si eres como yo que visitas la tienda de Topshop en una frecuencia casi semanal pocas cosas que pasaron por la pasarela eran nuevas, de hecho, en mi closet ya hay varias cosas de ese desfile.  El estilismo siguió la tónica de lo que conocemos de Topshop…a mi parecer eso si menos violento, eché de menos esos mixed patterns más rupturistas y una mezcla de texturas un poco más osada, como lo que vemos en los lookbooks británicos pero raya para la suma, fue un buen cierre del día.

Si bien no es un fashion week, es lo que tenemos y de a poco tanto marcas, organizadores, bloggers, prensa y asistentes aprendemos para mejorarlo cada año más, esperemos que el próximo Viste Santiago lleve este un poco más cerca a lo que vemos afuera.