El recién estrenado MFest

Partí al MFest en su segunda noche. ¿Por qué no fui a la primera noche? Principalmente porque no soy muy seguidor de la “nueva trova”, Chinoy ya me aburrió y me gusta el Nano Stern del “Los Espejos (2009). 

Ahora, no voy a ocultar que Oddó y Astro no son de mi agrado en lo absoluto. Claro; pueden sacar muchos en limpio que, me estoy quejando demasiado o “paraquefuí”. Pero son proyectos musicales fundamentales y, me sentía en la imperiosa necesidad de ir a verlos, destacando además que el MFest es el primer festival del año. Y yo soy de la idea de que este año será muy revelador para los circuitos independientes en Chile.

Acuérdense de mí.

Muy angustiado por ir “justo” (El festival tenía un horario recomendado de inicio a las 20:30) me acerco a la sección de acceso de prensa y tras la llegada de la encargada de prensa, me doy cuenta que no figuraba en lista. Ya me hacía pagando la entrada. Pero no; una tipa con muy buena disposición y mucha comprensión no tuvo ningún inconveniente en dejarme entrar, así que eso a mi juicio, habla muy bien de la organización. (¡Infinitas Gracias!).

Me alcanza a comentar, antes de pasarme la credencial, que estaba levemente atrasado.

Pero me estoy dando muchas vueltas, y hay que hablar de lo que se supone que yo debería.

Oddó comenzó con esta segunda noche a eso de las 21:27; todos los que estábamos atrás o sentados en algún lugar nos fuimos acercando al escenario tímidamente para escuchar a este tipo del que había oído un par de buenos comentarios. Residente ocasional de México, desgrana un Rock matizado a pop y mucha algarabía Synth-Pop. Suenan bien como trío, pero confieso que extrañé mucho la presencia de un tecladista; ya que si bien las secuencias pre-grabadas son usadas por muchas bandas y es un recurso sumamente apropiado, la presencia de un teclista les agrega dinamismo y empatía. Es interesante el juego que hacían con el guitarrista al tocar un controlador midi que había junto al respectivo Macbook. Presentación pareja, pero el público estaba tímido y caía un poco de frío. Sonaron bien, pero la noche apenas empezaba.

 

foto de Rumba Magazine

Y el público venía por ellos…

Astro, el grupo –a mi juicio- más amado y odiado del último tiempo, cosechan frutos y siembran talento a partir de su meloso sonido etéreo. Mucho Sintetizador y personalmente, como fanático de la música y como hacedor de esta, noté varios detalles que demuestran su profesionalismo. El set-up (instrumentos o nombreñoñoqueusoparacreermebacán) de astro en sus inicios era todo un tema pues lo encontraba bien pobre. Ahora casi me caí de espaldas cuando vi que el Zeta toca con el microKorg de siempre, Un módulo Nord Lead 2x y el sintetizador de mis sueños: DSI Prophet 08 (el mismo que usa este tipejo del internet)

Oddó terminó a eso de las 22:20 y Astro salió al escenario a las 23:00. Un trabajo titánico para enchufarlos, pero qué más da, son la banda del momento. Salen al escenario con mucho power, la gente se acerca. Todos empezaban a desabrigarse, mandarse lo que tenían en el vaso al seco y dejarlo por allí. Las cosas iban a ponerse agitadas. Una intro muy buena con los sintetizadores y empezaron. Suenan increíble. Una energía envidiable y una cohesión como grupo espectacular, un show ensayado pero no maqueteado hasta el exceso tedioso. Un real gusto verlos en vivo. Sonó “Panda” y aunque no todos, empezaron varios a volverse locos, Nusser se las ingenió y salió con su pequeño Casio a tocarlo frente al público, y este reaccionó eufórico; al menos los que estaban adelante. Todo iba muy bien, ya estaba anotando bajarme todos los discos para repasarlos hasta que…Falló la guitarra.

A Nusser le falla la guitarra y se empieza a sentir incómodo. Los técnicos corrían de un lado a otro, tuvieron que tocar un tema sin guitarra. Y Ahí el Zeta se iluminó. Tocó acordes sostenidos mientras hacía hablar a los sintetizadores, y eso a alguno lo lateó pero se agradece. El silencio hubiese sido fatal. Pidieron un poco de disculpas, intentaron seguir tocando, pero durante 5 minutos detuvieron el show. Una lástima, pues los chicos de Astro se notaron frustrados. Se dirigen al público agradeciendo que mantuvieran su calma y compasión. Volvieron enseguida, no pasó nada de tiempo ante la invitación de Octavio a “servirse un copetito mientras tanto”. Muchos no alcanzaron a servírselo y volvieron con más energía. Tocaron bien el resto de la noche, hicieron un juego de percusiones muy interesante, atractivo pero al técnico al inicio de este, se le olvidó subirles el volumen y pasados un par de segundos se empezaron a escuchar. Vino “Ciervos” y estalló todo. El Single fundamental de su carrera, en una edición un poco más larga y bien tocada. Personalmente me dejaron con gusto a poco, así que los veré en otra ocasión; idealmente para los shows de su nuevo disco y veremos si me terminan de convencer o no.

Y en eso de segundos, Aparece Daniel Klauser junto a las las visuales de DMNC y eso que el staff de astro no terminaba de desmontar cuando el Productor y DJ ya estaba animando la fiesta. Tenía que irme, así que vi un par de minutos, pero seguí la transmisión con el teléfono vía streaming. Me perdí la recepción del Set de Daniel, pero hasta donde escuché y aguanto la transmisión, llevó una serie de temas de perfilados al Techno Alemán. El sonido que están patentando los Diamante; me hubiese encantado verlos en este espacio pues solo he ido a fiestas de ellos donde la gente sabe que va a encontrarse. Talento le sobra, carisma le falta un poco. Aunque tiene una corta trayectoria, ha cosechado triunfos importantes, como su última gira en Europa y ha editado una serie de EP’s en distintos sellos del mundo.

Una noche interesante, no fue perfecta pero saco en limpio muchísimas cosas. Una es que, los festivales en Chile cada día son más frecuentes y con una gran calidad, otra es que me di cuenta que no fue una noche tan “parcelada”; 3 conceptos levemente diferentes que me dieron una noche amena, pero no perfecta.

El circuito independiente está creciendo a pasos agigantados, no hay que perderse esto; la etapa inicial es siempre una belleza pues se logra apreciar el desarrollo y maduración de plataformas y proyectos. 

Tal parece que este 2014, Estrenado de la mano del MFest será crucial para la música chilena.